La legislación de la Comunidad Europea vela por el correcto etiquetado de los alimentos, regulando aspectos como: Denominación. Ingredientes. Peso neto. Caducidad. Cómo debe conservarse y prepararse. Información nutricional. Razón social. Hacer referencia de manera clara al contenido de alergenos. Se consideran alérgenos los crustáceos, los moluscos, el pescado, los huevos, la leche, los...